Cuando los Gerentes se enfrentan a las responsabilidades de un nuevo cargo, grandes interrogantes pueden surgir: ¿Cómo manejó el presupuesto?, ¿Qué procesos se encuentran abiertos?, ¿Cuál es el estado de la contratación del área?, etc. Es posible que se presente pérdida y fuga de información relacionada con los contratos, cambios de los responsables del seguimiento y control, información incompleta, modificaciones, contratos u órdenes de servicio dispersos y sin trazabilidad, sin información de valores acumulados ni desembolsados; y cuando intervienen varias personas, este problema se multiplica, ya que dependen de la información y el estilo de control de terceros.